Desde hace unos años el uso de los teléfonos móviles como herramientas para navegar en internet ha marcado la dirección por la cual se deben diseñar y desarrollar los sitios web. De acuerdo con un estudio realizado por Marketing Land el 30% de las compras en internet se realizan desde un sitio móvil. Sin embargo, la mayoría de los sitios se alejan de los estándares web tradicionales como: permanencia en el sitio, número de páginas visitadas y porcentaje de rebote, los cuales, están orientado al rendimiento de sitio y a concretar la conversión del usuario.

 

Invariablemente esta situación afecta directamente a un aspecto esencial para los usuarios: la velocidad de carga.

 

Es cierto que la mayoría de los problemas de velocidad se enfocan en aspectos técnicos como optimización de imágenes, uso de archivos java script o velocidad de conexión contratada. No obstante, existen dos aspectos que tienen que ver específicamente con el diseño del sitio: La cantidad de elementos y la cantidad de imágenes en la página.

 

Entre más elementos tenga una página es mayor su complejidad y su peso, hablemos más claro de esto; a mayor número de widgets, slides, formularios, o elementos similares que se encuentren en el archivo, más inestable será la velocidad de carga. Por otro lado, la cantidad de imágenes es un factor determinante en ya que afecta directamente a la velocidad de carga. Hago un énfasis en la cantidad, no solo la optimización o la calidad de imágenes, la cual, ya está considerada en este proceso. Los íconos, logos, gráficos, y demás elementos visuales pueden llegar a representar dos tercios de la información que se debe cargar en un sitio web, lo que implica necesariamente más consumo de datos y menos velocidad de carga.

 

Estas fallas se pueden prevenir mediante una buena planeación de sitio, diseñando con la finalidad de mostrar el sitio en un dispositivo móvil y pensando, sobre todo, en que el usuario no quiere desperdiciar sus datos esperando a que cargue una página. Como lo mencionamos, no se trata de requisitos técnicos sino de un buen diseño estratégico.

 

Fuente: Estudio Google/SOASTA, Estados Unidos, julio 2016.